jueves, 13 de octubre de 2011

Ausencia de versos

Este año, y el pasado también, he pasado mucho tiempo ausente de esta esquina. Culparemos al trabajo, a la beca del SINACREA, al trabajo, al silencio personal y la ausencia de versos. Sí, la ausencia de versos. El exceso de trabajo narrativo y alguna escasez personal han cerrado la fuente de poemas. Este 2011 se agota por fin. Y espero que toda la avalancha que me invadió tiempo atrás regrese con palabras nuevas, palabras iguales, con la misma furia invidente. Nuevos colores ya amenazan con mojar estas manos.