miércoles, 25 de enero de 2012

Un microcuento

Las flores nuestras
Cada mañana, Aurelia siembra un planta nueva de Tú y yo; riega con mucho afán las otras. Ella espera que algún día su jardín se llene de flores de nosotros. 

martes, 17 de enero de 2012

Alivio de entrega

Y esto nada tiene que ver con el amor y otras demencias, sino con la gran tranquilidad que se siente cuando luego de corregir y corregir y editar y releer y volver a leer y que otros a su vez hagan lo mismo, haces entrega de los borradores finales de un libro. El libro de cuentos ya está en poder estatal, como decía en el post anterior. Y un pequeño volumen de poesía está en las quinielas de un concurso. Se siente un alivio como de parto cuando se entregan libros. Incluso aun más, es saber que ese niño que acunaste es un adulto crecido y que lo que pase con él ya no es tu responsabilidad, su éxito o fracaso dependen de él mismo. Si llega a la meta, lo celebras. Si fracasa, estarás ahí para él.

Y así, aliviada por la entrega, una puede dedicarse a tareas más gratificantes, a vivir.

sábado, 7 de enero de 2012

2012: El año de los retos

Hace 4 años concluí el reto más importante en la vida académica de un adulto: graduarme de la universidad. No fue fácil, tampoco tedioso, pero precisó de mucha perseverancia y enfoque en lo que verdaderamente perdura para toda la vida. Puedo confesar que luego del 2008, me tomé la vida sin prisas, pero sin pausas... No emprendí ninguna idea fuerte o grande, hasta el 2010. En octubre de ese año, el Ministerio de Cultura me otorgó una beca para producir una obra literaria, en este caso, un libro de cuentos. Me dediqué todo el 2011 a desarrollar mis ideas, escribirlas y darles forma interesante y particular. Muy yo. Y ya terminé mi borrador final, de cuya publicación hablaremos más adelante.

Esos 48 meses disfruté mi trabajo y mi vida en forma única, no me arrepiento de eso. Exploré muchas formas de comunicar y conocí mucha gente y lugares. Pero sabía que ese estado de relajación no podía durar mucho. Y heme aquí, planteando este 2012 como el año de los retos. De cuestionar mis posiciones, mis pertenencias...

Es el tiempo de retomar los sueños y las utopías. Y una de las formas de atestiguar cada desafío que haré posible, es publicar una vez a la semana aquí en mi esquina. Darío Martinez Batlle me hizo la propuesta el año pasado, y no pude tomarle la palabra, pero esta vez: acepto el reto!

Por eso el especial navideño me sirvió para compartir mis publicaciones en Zona N, la revista de Listín Diario donde laboro. Y es lo que pretendo a partir de ahora, convertir esta esquina nuestra en el muro donde cuelgue todo lo que escribo y publico, lo que veo y lo que pienso...

A la quincena de seguidores de este blog, gracias por estar tanto, como a los lectores que haciendo esquina o no, me regalan un poco de su tiempo. Este es mi año de los retos. Bienvenidos a mi 2012!