miércoles, 17 de febrero de 2010

Madrugadas en vela

El insomnio se sienta contigo en la cama, salva a Borb Bay con tus manos y espera la llegada de la energía eléctrica. Seriados televisivos se suceden en la pantalla más tarde. Las sábanas te sofocan, la pijama también. La madrugada sucede y avanza mientras el reggaeton en tus oídos se desliza. Las horas, pesadas como facturas telefónicas, caen despacio. Y justo a la hora en que todos se levantan para comenzar el día, el sueño tumba al insomnio de tu cama y te mece.

jueves, 4 de febrero de 2010

"Te veo"

Que mi amigo José D'Laura haga las críticas correspondientes de la estructura cinematográfica, de las actuaciones, la dirección y demás tecnicismos. Que mis demás amigos critiquen la historia, el supuesto plagio, el exceso de tecnología. Yo me quedo con el respetuoso lenguaje Na'vi, con su ceremoniosa musicalidad: "Te veo". Una infinita colección de sensaciones se despiertan cuando esa frase se pronuncia al unísono de su ejecución más intensa. Te veo, y ese "ver" sobrepasa las posibilidades semánticas de la palabra. Y cuando "nos vemos", recreamos la ceremonia del amor y hacemos que las flores tengan luz, volar se hace una cuestión de pelo y pensamiento. Solo basta "vernos", para que todo tenga sentido aun en el sinsentido.