viernes, 23 de abril de 2010

Un par de versos en viernes.

Romper promesas

He roto mi promesa de silencio y te hablo
escucha mi voz en tus piernas
cerca de tu oreja
donde no podemos hablar
donde solo los ojos pueden permanecer impasibles
donde nuestros gritos ofenden el mundo
allá en las orillas de mi sal
en la razón de tu delirio
y en la agonía de tus manos buscando mi muerte.

Pero escúchame cuando estés solo
con la compañía discreta de tu propia soledad
de tu ansiedad exclusiva de mí.

jueves, 15 de abril de 2010

Abril no es noviembre

No podemos confundir la lluvia adobada con melancolía de los viernes de noviembre con esta sucesión de gotas resbalando en el techo. Abril no es noviembre. Y mis palabras, aunque las mismas, se tropiezan en otra noche. Llover es otra cosa en este abril devuelto. La humedad es una llamada vibrante y tres silencios.