viernes, 4 de diciembre de 2009

Días azules de otoño

Aquí el otoño es azul, Perales. El trópico no nos permite el lujo gris arrepentido de las tierras continentales. Así que la tristeza que te traen las hojas caídas y amarillas, a mí no me llegan a este imposible paraíso navideño. Esos "días grises del otoño" solo a ti te pondrán triste. Pero aun así se recuerda a los cualquiera importantes de nuestra vida. Aquí solo llega el amargue que es tan primo de la alegría, que se celebra entre cervezas, ron a pico de botella y las bachatas más tristes. Algún merengue se cuela al fondo y no importa si es acongojada su letra, sus acordes ni se inmutan: la alegría sigue desbordándose entre paso y paso, de una cadera a la otra, con la misma frescura de una quinceañera cuando conoce el amor.

2 comentarios:

wasarry Say nO MOre dijo...

"solo a ti te pondrán triste"... Me recordaste a Pedro Aznar cantando: No te pone triste?

Un abrazo, poeta de Otoño....

Alexei Tellerias dijo...

El otoño se suele tornar inexistente en estas esquinas isleñas con el mar al sur y en las espaldas. Tal vez la ùnica muestra de su regencia la hallamos en la temprana muerte del sol, que nos vuelve un etcètera el reloj biológico. Las cervezas pueden esperar, porque retrasan el amargue, cosa que no sucede ni con el vino o el ron a pico de botella, conocidas eternizadoras de la azulgris melancolía. Y entre tristezas y bachatas, puede que ese merengue colado nos recuerde a "Siña Juanica", y el llanto feliz de un hombre que se queja porque su niño se le muere y no tiene medicina. No creo en el otoño y su falsedad de hojas caídas. Prefiero esperar al invierno y a los fríos que se extinguen entre frazadas y abrazos.