domingo, 20 de marzo de 2011

Encuentro con el unicornio

Encontré al unicornio, pero había dejado mis canciones en la mesita de noche de un duende. Le escuché atentamente y me dejó unas palabras a medio camino entre la poesía y la verdad. Duró tanto y tan poco el encuentro, que apenas siento que lo vi aferrarse a la guitarra mientras intentaba convencerme de sus razones para dejarme sin ángel, sin noticias, desnuda y con sombrilla.

No hay comentarios: