lunes, 16 de mayo de 2011

Pizarra negra

Apúntalo en la pizarra negra. No hemos vuelto a dormir. Vigilamos la ausencia. Apúntalo junto a la pared de madera y las butacas negras, frente a los bombillos colgantes de Babilonia. Que no te engañen los mangos del frente, es guayaba lo que te carcome el juicio a sorbos. Ol-vi-da a los comensales de vino, también a los de cerveza. Apúntalo en los platos que cuelgan en el baño: el pelo no se pierde, se muda. Apúntalo, antes que el atardecer se lleve con su salto al vacío la tiza. Mata la tarde a punta de manzanas verdes y apúntalo también. Apúntalo todo, menos el día en que no huyas de mí.

No hay comentarios: