miércoles, 21 de noviembre de 2012

Rafael Emilio Yunén: Educar para transformar


Ejercer la pedagogía como compromiso personal con las transformaciones sociales.

“La educación no es solo aulas”, sentenció durante la conversación limitada por sus múltiples compromisos para ese día y mi tardanza involuntaria. Estábamos en la oficina que ocupa desde hace nueve años al frente de la institución cultural que ideó y construyó. La sentencia venía a propósito de su explicación sobre la educación como opción profesional, para el joven Rafael Emilio, cuya generación emergía tras la dictadura trujillista. La poderosa razón del compromiso social: “si tú creías en la educación, tú crees en la sociedad, en las transformaciones… Es una forma de lograr que la gente se supere a sí misma”.

Al profesor Yunén, en su dilatada, intensa y multidisciplinaria trayectoria profesional, le han sucedido innumerables momentos satisfactorios. Respira complacido mientras recuerda la sensación de parto al tener en sus manos el ejemplar de su primer libro publicado, sobre geografía no convencional; cuando obtuvo el rango de Profesor Titular en la PUCMM; y el día “D” de su vida: 3 de septiembre de 2003. Un mes antes de su inauguración formal, entregó a los siete hermanos León Asencio la edificación, lista y en funcionamiento, del Centro Cultural Eduardo León Jimenes.

¿Que si este proyecto cultural marcó un antes y un después en su vida? Pues Rafael Emilio Yunén confiesa: “Sí, en el sentido de que el Centro León es una institución muy única. Y me requirió una mayor versatilidad porque no tiene precedentes”.

Cada día, a través de cada iniciativa o proyecto que se incuba desde la entidad cultural santiaguera, el caballero de apellido y abolengo cumple con una de sus ambiciones educativas: “contribuir con la proyección de la cultura dominicana en el mundo” siempre dentro del contexto caribeño al que, inconscientemente, damos la espalda. Porque la idea, y aquí hace una precisión definitiva, “es vernos en el Caribe y que el Caribe se vea en nosotros.”

No hay comentarios: