miércoles, 26 de noviembre de 2008

Noviembre lluvioso

Recuerdo a noviembre y sus lluvias, caminar la Del Sol bajo la sombrillita azul y contar historias mojadas en café y cervezas. Pienso en las tardes de sol que acabaron en agua y pies humedecidos, las manos evitando el correr del agua en los cuerpos. Mi cuerpo vuelve a sentir las flores que nunca vi llegar, la llamada pública en la San Luis, la espera y la huída, la celebración a oscuras de un pacto disuelto por el azar.

Recuerdo a noviembre en los parques, los policías del amor y las luces de la Catedral, el susto delicioso de la complicidad, las despedidas militares frente al río, tanto frío curado con fuego hecho de piel, las mariposas aleteando en las mejillas, las miradas encontradas en la eternidad de un minuto.

Recuerdo a noviembre, y me descubro otra vez siendo la niña con diecinueve respuestas y una duda.

2 comentarios:

augusto bueno dijo...

Cuantos recuerdos no, si, asi es tambien veo a noviembre
es muy bueno el texto, no lo digo por el hecho de que esté ahí sunergido entre líneas, no, lo digo porque te despegas de esa fatalidad de ser periodista exclusiva de revista burgués.

augusto bueno dijo...

Cuantos recuerdos no, sí, así es, también veo a noviembre...
es muy bueno el texto, no lo digo por el hecho de que esté ahí sumergido entre líneas, no, lo digo porque te despegas de esa fatalidad de ser periodista exclusiva de revista burgués.