miércoles, 11 de febrero de 2009

Avalancha roja versión 2009

El pasado año, en este blog advertimos sobre las situaciones que se sufren para estas fechas. A las lluvias gracias, las perspectivas de este año son alentadoras. Los enfermos compulsivamente rojos siguen haciendo sus compras y planes, solo que con más recato y menos presupuesto.

Para este año, la fecha cae peligrosamente un sábado, cuya noche tiene efectos de desaparición en algunas personas, por lo que no se sorprenda si su mejor amiga no aparece el domingo para la acostumbrada llamada de tertulia matinal. Tampoco se alarme si su hermanito llega a las diez de la mañana con sonrisa sospechosamente evidente. Es la avalancha roja, que con su furia de amor y ventas se ha llevado a mucha gente, que al contrario de usted, no se vacunó a tiempo contra el mercado y sus tretas.

(El amor está por encima de fechas y vale más que un regalo en dólares, es un asunto de todos los días y todos los minutos.)

1 comentario:

José D'Laura dijo...

¡Totalmente de acuerdo!
Por eso, que no me hablen de tarjeticas cursis, ni de regalitos frutos del complejo de culpa.
Mucho más difícil es "sembrar amor" todos los días.