miércoles, 8 de abril de 2009

Entre periodistas y cifras rojas

Los mismos que libreta, grabadora, cámara y corazón en mano, celebraron su día un domingo cinco de este abril robado. Esos que son lo que son 24 horas y siete días a la semana, llueve, truene, ventee y con huelgas incluídas. Los que dicen la verdad y cuestionan lo establecido y a quienes lo establecen. Los que escriben día por día la historia que compartiremos en el futuro.

Los condenados a la mirada intimidante y temerosa de los políticos, a los desplantes de personajes y personalidades, a los elogios comprados y falsos, a la simpatía momentánea y conveniente. Los muchos que no se cansan nunca de buscar hasta que encuentran.

Los periodistas, los que hacen el mejor trabajo del mundo. A partir de mañana los trabajadores de la prensa y la noticia, inician el conteo rojo de vidas truncas, desviadas y salvadas. Las cifras rojas que adornan portadas de un domingo que solo es glorioso en los bancos de las iglesias.

2 comentarios:

Alexei Tellerias dijo...

convendrá felicitarnos?
entre tantos discursos sobre objetividad y ética que me recuerdan a maría gargajo, yo honestamente no celebré nada...

la pequena arara dijo...

Tal vez no felicitarnos, pero sí recordar la esencia de lo que hacemos cada día, con par de discursos menos y onzas más de conciencia.