viernes, 10 de julio de 2009

Ares poético IX

Parecerá mentira, falsedad mezquina. Pero la poesía dice y anticipa los dolores y el destino. Del libro Angel Terreno, el último poema.

46


He callado tanto tiempo, como si esperara algo o como siempre no esperara nada. El frío me puebla ahora, y ya no sé qué decir o pensar o no pensar. Y no sé si hay ángeles o tierra o alas.

El frío persiste como la noche. Y me siento desfigurada en el espejo, con el rostro marcado por la luz. Mi voz ya no despierta, permanece acunada en mi garganta y también espera otro tiempo nuevo. Ya no sé si espero. El ángel terreno agita sus alas simplemente.

Ahora lo veo: no tiene halo, ni túnica blanca, las alas eran reflejo de la luz. Solo queda el vuelo y la eterna invitación a volar al infinito conmigo.

2 comentarios:

José D'Laura dijo...

Poesía es igual a Pitonisa.
¿Alguien lo duda?

la pequena arara dijo...

Yo lo reafirmo. Ese poema es del 2005.