lunes, 14 de julio de 2008

Vive la France!

Acabo de despedirme de un malvadito, después de conversar en un banco de mes de muerto y número primo. Y a pesar de la lluvia y los dolores buenos (porque dan cuenta de que se está vivo) a pesar de todo y nada, la luz sigue ahí. Pedro Guerra lo dice mejor: "Hay sensación en las casas antiguas de que algo queda de quien las vivió..." Y yo creo que también queda algo en los bancos, en los árboles, en las calles, en los parques, quedan vidas. Y quedan sueños, como ir a París y celebrar la fiesta del 14 de julio con vino y pan en los Campos Elíseos o el Barrio Latino.

Al menos queda el sueño, y eso es todo lo que importa.

No hay comentarios: