miércoles, 15 de octubre de 2008

Desahogo a un octubre 15

Es octubre con su lluvia. Es otro miércoles 15, pero los astros no tiritan de ningún color a lo lejos, ni a mediana distancia. La calle Del Sol no se acaba en la San Luis, ahora se prolonga sin coherencia hasta los pies verdes de una paz dictadora. ¿Dónde está la música que se quedó en el año de la bancarrota? ¿Dónde, dejamos la piel gastada del asombro y los ojos muriendo? ¿Qué podemos hacer para encontrar la esquina que no existe? ¿Cuándo despertaremos de la pesadilla que se construyó con parques, tecnología y amarillo pilsener? ¿Cómo volver a la mesa 31? ¿Cómo no curarnos nunca de esa enfermedad jodida y contagiosa inmune a Dios y sus promesas de eternidad? ¿Por qué tus palabras ahora son polvo de ese camino trasnochado que andamos inversamente? Es 15 de octubre, y ya no tengo compañero de cabecera.

2 comentarios:

José D'Laura dijo...

Cualquier cosa, tengo un pote disponible.
Cambio y fuera.

miltonbagtse dijo...

Sí, esto no tan solo escribirlo,o pensarlo duele, también destrosa. Cuántas cosas para perderse en menos de dos horas, o quizás menos aun... ahora, no estoy, y por eso, aquí, desde la atardecida ciudad en niebla, padece... Deberé de marcharme sin retroceso, sin prisa, sin importarme la vida y el sueño...
Jajajaj, un pote, está bueno eso pa emborracharse y hacernos los locos en nuestra calle, en la oficina, y la mesa 31.