martes, 2 de diciembre de 2008

Amanecer

Sí, es diciembre con su frío mañanero y sus sabores de grata recordación y espera. Así que, cada amanecer de estos días es una invitación a quedarse en la cama, y dejarse amar por el fresco clima, y con ese mismo ánimo compartir cada espacio de tiempo con los seres que cada día encontramos en nuestro afán de sobrevivir.

2 comentarios:

WELL D dijo...

El año, es decir, un tren de tiempo, ha estado pasando ante nosotros. Ahora contemplamos su último vagón: Diciembre, y la brisa y el color que este pone en nuestros corazones. Constanza, tiera fértil, nos espera. El frío se conjuga con el calor humano.

Anónimo dijo...

Ah! y nos han invitado para constanza. allá si hace frío y más de mañana.
pero el mundo y su tiempo fastidioso siempre lo jode cuando se es en verdad un fauno del trópico.
vaya, disfruta las vacas y los chivos y las mariposas, no importa... todo pasa y qué queda, qué sé yo, pero siempre queda algo...