lunes, 12 de enero de 2009

Desde Chavón

Pensé que no lo diría de esta manera, pero ¡estoy en Chavón!

Y es mi cumpleaños. Y estoy estudiando con un grupo de personas amigables, interesantes, alegres y sobretodo: humanos.

Gracias a los que a esta hora ya se han manifestado, a los que se manifestarán más tarde. Gracias a los que han estado conmigo sin querer o queriendo en estos 25 años de vida que han pasado desde el 12 de enero de 1984.

Dicen que las mujeres no debemos decir la edad, pero yo me siento orgullosa de mis tiempos y de lo que he hecho hasta llegar al día de hoy.

Cuando algunas personas se desesperaban en la adolescencia, yo solía decir "hay vida después de los 25". Y en esta ocasión, tengo toda la razón del mundo.

(A los dos o tres lectores que tengo, no esperen un relato diario de la experiencia del Interín 2009. Mi compañero de grupo y yo tenemos muchas ideas por escribir. Luego, y cuando digo luego es luego, entenderán cuál es la idea, anjá.)

2 comentarios:

Víctor Manuel dijo...

Después de los 25 es que la cosa se pone buena. Felicidades.

la pequena arara dijo...

Gracias, y tambien por leerme y seguirme.