martes, 3 de marzo de 2009

Vainas del tiempo

"El tiempo te da todo cuanto creas y destruyes", dice José Mármol. Y a mí, me ha pasado lo contrario, el tiempo no me ha dado ni para crear, ni para destruir. Una pierde cosas, pero otras quedan, me dice a mí misma Pedro Guerra. Y hoy, con el peso de no entender (ni querer hacerlo) nada, hablo con la única voz que tengo, en honor a la figura que dicen decidió hacer otro camino a partir del domingo 1 de marzo de este año: mi tío, Manuel Gil (tío Nolito).

El camino de la cobardía

Me dicen que te fuiste
por el camino de la cobardía
tomaste la cuerda de los desesperados
y el último aliento nos quitó tu risa serena
nuestra lluvia no llegará nunca para mojar tus manos
ni tu voz resonará
nada será suficiente para olvidarte
no podrán hacerme dudar de tu mirada
y cada lunes te veré llegar
como si el tiempo detenido en los años de mi felicidad
te trajera de nuevo
a mis ojos infantiles

4 comentarios:

José D'Laura dijo...

Daniela:
algún día, en el futuro, todos seremos definidos por una canción. Será un mejor mundo para todos. Los que se vayan nos dejarán un canción como legado. Don José, mi abuelo y pérdida más sentida, de quien heredo nombre, canas y mal carácter, me dejó "Macusa" de Compay Segundo.

la pequena arara dijo...

A mí, ahora que lo pienso, me deja todo el son que según me cuentan bailaba con su esposa.

Augusto B dijo...

En verdad lo siento negrita. Algún día todo tendremos nuestra canción y mi abuela me dejo lo que tu sabes.

wasarry Say nO MOre dijo...

Te dejo aparte de mi afecto una canción: Sobre la cuerda floja de Juan Carlos Baglietto.

Quizás por que yo también la he caminado.

Ten Paz.

Afectos de mi basurero.