viernes, 7 de marzo de 2008

Definición de amor

A propósito de haber pasado la fecha de rojas demostraciones de cariño, comparto con quienes hacen esquina en presencia o desde el anonimato, la mejor definición del amor que he podido leer mucho antes de saber la realidad y el significado de estas palabras. Agradezco que si saben donde encontrar este libro me ayuden, porque lo he perdido, y me parece que es mi unicornio azul; pago a buen precio la información.



El diagnóstico y la terapéutica

El amor es una enfermedad de las más jodidas y contagiosas. A los enfermos, cualquiera nos reconoce. Hondas ojeras delatan que jamás dormimos, despabilados noche tras noche por los abrazos, o por la ausencia de los abrazos, y padecemos fiebres devastadoras y sentimos una irresistible necesidad de decir estupideces.

El amor se puede provocar, dejando caer un puñadito de polvo de quereme, como al descuido, en el café o en la sopa o el trago. Se puede provocar, pero no se puede impedir. No lo impide el agua bendita, ni lo impide el polvo de hostia; tampoco el diente de ajo sirve para nada. El amor es sordo al Verbo divino y al conjuro de las brujas. No hay decreto de gobierno que pueda con él, ni pócima capaz de evitarlo, aunque las vivanderas pregonen, en los mercados, infalibles brebajes con garantía y todo.


De Eduardo Galeano, El libro de los abrazos, 1989.

1 comentario:

Anónimo dijo...

por eso es que enamorado no piensa, cuantas loocuras se cometen y cuantas se habran empeñado en el nombre del susodicho amor.

Carlos