miércoles, 28 de diciembre de 2011

Frandy Sax: El idioma del saxofón

La conexión que experimenta con este instrumento musical se refleja en cada...

Ha vivido tanto en 31 años. Ha recorrido tantos géneros musicales que encasillarlo no se puede. Todavía conserva frescos en su memoria los recuerdos de las primeras clases de música profesor Juan Rosado en su natal Santiago Rodríguez. Se mira trombón en mano, “porque eso era lo que había, no podías elegir instrumento, tocabas lo que hacía falta en la banda.”

Lo de llamarse Frandy Sax, vino mucho después de las clases del también saxofonista Crispín Fernández, la Sinfónica Juvenil y las clases en el ICA. Mucho después pasar trabajo cuando tocaba en la Banda de Música Municipal de Santiago y en la Banda de la Policía Nacional. Mucho después de tocar con decenas de artistas y agrupaciones, vino, cosas de la vida, con la música típica.

Hay otros recuerdos muy vívidos, tan marcados como los saxofones en su brazo derecho: la primera gira con Chichí Peralta por todo el mundo, el primer saxo marca Conn 5 estrellas con el que empezó a practicar y a descubrir que toca el saxo “era como cantar”. La primera vez que tocó junto a El Prodigio y descubrió en la música típica, además de los colores musicales criollos, la magia del contacto cuerpo a cuerpo con el público.

Pero siempre estuvo el jazz, en sus clases del Conservatorio, en algunas agrupaciones con las que tocó en alguna ocasión, en las presentaciones privadas que lo mantienen comunicándose sin palabras con el público, a punta de notas solas o mezcladas con electrónica, como su próximo disco. Encasillarlo ya dije, es imposible. Esos viajes entre el típico, la fusión y el jazz son parte de ese lenguaje que nos transmite con su saxo, como el mismo asegura: “Todos esos colores musicales no pasaron por mi vida simplemente, han sido vividos; yo he tomado lo mejor.”


“El saxo es mi idioma.”
Publicada en septiembre 2011.

No hay comentarios: