viernes, 2 de diciembre de 2011

Patricia Pereyra, voz y sensualidad

Hay en Patricia Pereyra una sensualidad que se desborda en las letras, la voz y los gestos. Artista desde las puntas de su pelo, su personalidad navega entre la dulzura de una niña y la disciplina de un adulto. La infancia que se rodeó de cantos e improvisaba conciertos con el permiso de su padre, Francisco Pereyra Goico, a los bohemios de turno en su casa.

Con el grupo “Flamboyán” de Jochy Sánchez, se presentó por primera vez en el Estadio Cibao. A partir ese episodio que no nos precisó en el tiempo, no ha soltado los micrófonos. Con su grupo Tizana recorre escenarios bohemios como ella, como su descubridor Víctor Víctor, como sus seguidores: los jóvenes de ayer y los adultos de mañana.

Ella no es una de las voces más prodigiosas del pasado, es la reina del jazz y del blues de este siglo, de las fusiones y la novedad. “Los artistas tienen que reinventarse, estar antes o en el año en que estamos”, asegura la diva mientras se acomoda el cabello para la fotografía.

Y haciendo lo que dice, nos cuenta de su tercer disco de estudio, producido por el destacado Guy Frómeta, que mezclará su base musical de jazz y blues con folclor por primera vez: pri pri, gagá, areíto y otros ritmos folclóricos, cuyos temas escucharemos antes de la primavera del 2011.

Unas 15 canciones llegarán en la nueva propuesta que sigue a Gala, lanzado en 1999 y Cabaret Azul, grabado como disco en 2002 y que ya había sido producido como cassette anteriormente. Todas las letras son de su autoría. Y toda la magia que se desprende de su presencia, también.
 
Publicada en septiembre 2010.

No hay comentarios: