lunes, 5 de diciembre de 2011

Johnny Bonnelly: Con nombre y apellido en el arte

Más de tres décadas dedicadas al arte, en todas sus posibilidades.


No le costó mucho convencer a la familia que lo suyo era el arte, ser el benjamín acarrea sus ventajas. La cita es en su taller de escultor, y cualquiera supondría que se encontrará con yeso, barro, metales, madera: hay de todo eso y mucho más. Porque Johnny Bonnelly no es un escultor del siglo XIX, es un artista multidimensional que desde muy temprano se valió de materias no convencionales para hacer arte. El reciclaje que hoy reivindicamos como tendencia ecológica siempre rodeó las preocupaciones estéticas del santiaguero que emigró con 17 años a formarse en arquitectura a Santo Domingo.

La puerta roja que protege su espacio de trabajo te hace recordar la foto de premiación del Concurso de Arte Eduardo León Jimenes 2010, donde los colores le hacen destacarse entre sus iguales. El color que nos caracteriza como caribeños y que arropa nuestras expresiones culturales, ha sido parte de ese proceso formativo que lo ha llevado por las ciudades donde el arte se respira por defecto.


Las apariencias siempre han engañado. Y por debajo de su aparente despreocupación por los convencionalismos sociales emerge un ser humano consciente de las posibilidades de su arte, el compromiso con sus ideales y principios, la capacidad comunicativa de las expresiones que se derivan de los elementos que utiliza. Su “Helycopcity”, nos pone en perspectiva la sociedad que compartimos, la escala de valores que nos rige, la estética arquitectónica de nuestras grandes ciudades.

Las llamadas de felicitación por el más reciente de los galardones, surcan los horarios y los continentes, los amigos que se manifiestan siempre, los que estuvieron la primera vez en 1981 en el Centro de Art Nouveau, cuando el muchacho de nombre y apellido mostró que lo suyo con el arte, no era un capricho: era una elección de vida.

Publicada en noviembre 2010.
Todos nacemos artistas, algunos se desvían, pero otros tratamos de permanecer en ese ánimo.

No hay comentarios: